Escuela de Arquitectura celebra exitosos 22 años consagrados al desarrollo social y humano de Chile

Mayo
20
2015
Las destacadas participaciones en bienales, estudiantes galardonados en renombrados concursos como los convocados por CAP y CORMA, así como los proyectos de desarrollo social en comunas vulnerables, son los sólidos cimientos institucionales que configuran a la Escuela de Arquitectura de nuestro Plantel, tras 22 años de trayectoria, que hoy la ubican entre las 16 mejores de América Latina.

Por Fernando Abarca Back

La Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad cumple 22 años consagrados a la formación de estudiantes conectados con su entorno, capaces de crear vínculos con la sociedad y poner su talento, y conocimientos, para la creación de respuestas que solucionen problemas globales, y que no renuncien al buen empleo de la técnica y el diseño.

“Nuestro perfil tiene que ver con la técnica y con el diseño, que son los ejes fundamentales. Desde la responsabilidad social generamos el vínculo con la práctica”, dice el Director de la Escuela de Arquitectura, Dr. Aldo Hidalgo, quien agrega que ese ha sido el sello de cada de las destacadas participaciones que su estamento ha tenido en los bienales de arquitectura.

Es así, como el énfasis pedagógico está puesto en servir a la comunidad, tanto universitaria como nacional. El ‘programa de gestión en municipios vulnerables’ da cuenta de un marcado espíritu solidario.

El académico explica que, en muchas ocasiones, la asesoría profesional brindada por nuestros estudiantes es vital, pues en algunas municipalidades no cuentan con recursos para asesorías de ese estilo.

“Se elaboran proyectos que van a concursar a fondos públicos, y muchos municipios con pocos ingresos consiguen recursos, justamente, porque los han podido formular junto a nuestros alumnos”, explica Hidalgo.

Tal fue el impacto de la iniciativa, que el arduo y enriquecedor trabajo fue reconocido por nuestra Casa de Estudios con el premio Sello RSU 2014-2015; que corresponde a una certificación a las ideas inspiradas en el espíritu de apertura e inclusión social que caracterizan a la Universidad de Santiago.

Avances sustanciales

La Escuela de Arquitectura presenta diversos indicadores, que dan cuenta de sus avances en materia académica.

El Dr. Hidalgo, ejemplifica que posee el primer lugar en la tasa de titulación oportuna, de 6,8 años en contraposición a los 8 que se dan regularmente. Además, el 92% de sus titulados está inserto en el mercado laboral. A eso se suma la fuerte presencia de arquitectos de la Universidad de Santiago en los ministerios de Vivienda y Urbanismo y Obras Públicas.

Por otro lado, las características antes señaladas, han colocado en puestos de avanzada a la escuela en diversos rankings nacionales e internacionales.

“Hace tres o cuatro años estábamos en séptimo lugar en el ranking  Qualitas. Luego, hemos pasado a un quinto lugar el año pasado en el Qué pasa, y, este año, la revista De Construcción, que saca un ranking latinoamericano, nos ubica en el lugar 16 en Latinoamérica, lo que significa que dentro del país estamos en cuarto lugar”, comenta.

Tras estos índices, para el Dr. Hidalgo lo sustancial radica en en que la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago, ya no es una más entre muchas, sino una con personalidad e impronta propia.

“Quizás el dato más importante es que la escuela ya no está escondida dentro del universo de escuelas que existen, sino que ha tenido una presencia fuerte”, subraya.

 Los reconocimientos

La XVIII edición del concurso de arquitectura de la Compañía de Acero del Pacífico (CAP), tuvo como ganadores a Simón Agustín Echavarría, Christian Paredes y Marcelo Valenzuela, alumnos de la Escuela de Arquitectura de nuestro Plantel y únicos galardonados provenientes de una universidad tradicional y pública.

Alex Brahm, representante del jurado del certamen, afirmó sobre los vencedores: “El primer premio se destacó por su fina inserción en el barrio y por su propuesta de viviendas para inmigrantes en el barrio de Patronato, logrando darle una particularidad al proyecto en el sentido de abocarse a estudiar soluciones específicas y no genéricas, resuelto con un único volumen, muy sintético en su forma, pero muy rico en cada solución específica”.

Para el Dr. Hidalgo la apuesta estuvo en crear una solución en función de las necesidades de los inmigrantes, y no bajo condiciones artificiales o desfavorables para éstos.

“Los chicos hicieron un proyecto de innovación tecnológica en el acero, con un programa que era para los inmigrantes peruanos. Un edificio en un lugar central, donde efectivamente viven ellos. Ese fue el mérito, y toda la construcción tecnológica que hay detrás”, detalló.

También, hubo una destacada participación en el concurso de arquitectura en madera de la Corporación Chilena de la Madera (CORMA) 2014. Los estudiantes Paula Farfán, María Pía Mendoza, Esteban Paredes y Nicolás Pinares obtuvieron el primer lugar en la competencia.

El proyecto ‘Infraestructura para la movilidad urbana’, propone la creación de un circuito de 10 kilómetro comprendido entre los ríos Valdivia, Calle-Calle y Cruces, para el funcionamiento de un sistema de taxis fluviales, como medio de transporte público y con paraderos afines a las necesidades del trazado, proponiendo al medio acuático como otra opción de transporte.

Los anhelos de la Escuela de Arquitectura

La meta a futuro de la escuela, que tiene que ver con el crecimiento, es la creación de la carrera de Diseño Industrial, dice el Dr. Hidalgo; además de un Doctorado en el área del diseño, que encamine a la escuela hacia la fundación de una Facultad abocada al área.

Proyectos y desafíos que deberá asumir el nuevo Director de la entidad, en agosto próximo, cuando se realicen las elecciones para definirlo.