Escuela de Arquitectura aporta al mejoramiento urbano de Santiago, en torno a la ex Penitenciaría y el Centro de Justicia

Jul
23
2015
Un trascendental convenio, enmarcado en la metodología de Aprendizaje y Servicio, suscribió la Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad con el Ministerio de Justicia, con el fin de mejorar el espacio público en torno a la ex Penitenciaría y el actual Centro de Justicia, en el sector Pedro Montt, cerca de la Estación Rondizzoni del metro. Para lograr ese objetivo se realizará un diagnóstico del barrio, así como un plan maestro con propuestas de ordenamiento y mejoras, lo que representa un aporte concreto del compromiso de nuestra Universidad, estatal y pública, con las problemáticas del país. Los estudiantes de cuarto año de la Carrera serán quienes lleven adelante el proyecto en el contexto de la asignatura de Taller del segundo semestre, cuyo objetivo es trabajar problemas territoriales o urbanos. De este modo, las y los futuros profesionales tendrán un contacto directo con la realidad, a partir de la solución de un problema específico, lo que permitirá reforzar el proceso formativo.

Por Tomás Parker

La Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad suscribió un convenio con el Ministerio de Justicia, a través de la Secretaría Regional Ministerial de esa cartera del Área Metropolitana, para mejorar el espacio público en torno a la Ex Penitenciaría y del Centro de Justicia de Santiago, en el sector Pedro Montt, cerca de la Estación Rondizzoni del metro.

El trabajo lo realizarán estudiantes del Taller de Arquitectura de IV año, dentro de la metodología de Aprendizaje y Servicio, lo que permitirá contribuir en la formación de las y los futuros profesionales de arquitectura.

Para lograr ese objetivo transformador, se desarrollará un diagnóstico del barrio y un plan maestro con propuestas de ordenamiento y sugerencias específicas de mejoramiento, según explicó el magíster en educación y profesor asociado de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Rodolfo Jiménez Cavieres, uno de los encargados del proyecto.

De esa forma, se identificarán los puntos críticos o conflictivos que implican un deterioro del entorno espacial, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes del sector.

Con esto se aporta al fortalecimiento de las capacidades del Ministerio, aportando estudios que contribuyan a mejorar el barrio y, a la vez, la formación de estudiantes de Arquitectura comprometidos(as) con las problemáticas sociales urbanas en contextos de complejidad territorial.

Trabajo participativo

La iniciativa de servicio conducirá a un trabajo participativo resultante de la relación que se establece entre la comunidad, los estudiantes y sus profesores guías.

Su alcance será lo que el curso de cuarto año pueda desarrollar dentro del semestre académico.

“En este taller de cuarto año trabajamos con problemáticas territoriales, problemas urbanos y, en lo posible, tratamos de que los casos sean reales o lo más próximos a la realidad. Nos inspira una lógica de responsabilidad social, pensamos que en la formación de los arquitectos es muy importante que aprendan de la realidad y que en sus procesos de aprendizaje puedan también hacer un aporte a la sociedad”, destaca el profesor Rodolfo Jiménez Cavieres.

Añade que “para desarrollar lo anterior trabajamos con la metodología de aprendizaje y servicio que considera la existencia de problemas reales con interlocutores reales, a los que se denomina socios comunitarios. El año pasado nuestros socios comunitarios fueron organizaciones de vecinos afectados por el incendio de Valparaíso. Ahora en nuestra permanente búsqueda de encontrar nuevos casos recibimos el apoyo de la profesora Carmen Gloria Bravo, quien nos facilitó los contactos con el Ministerio de Justicia y específicamente con la Seremi de la Región Metropolitana”.

En cuanto a la importancia de esta cooperación para nuestra Corporación y para la sociedad chilena, el arquitecto indica que “en el caso sobre el cual estamos trabajando, en primer lugar, tiene importancia en la formación profesional de nuestros estudiantes que se enfrentan a un caso real, con interlocutores reales y eso sin duda fortalece la calidad de la formación profesional que reciben. Esto se inserta dentro de objetivos institucionales de Responsabilidad Social Universitaria siendo una respuesta hacia la sociedad”.

En cuanto a la finalidad de esta cooperación, Jiménez resalta que “específicamente, en este acuerdo de cooperación trabajaremos en proyectos de mejoramiento del espacio público en torno de la Ex Penitenciaría de Santiago y del Centro de Justicia”.

“Luego de firmado el acuerdo, nos organizaron una visita guiada a las dependencias carcelarias y de justicia que impactó fuertemente a los estudiantes que se enfrentaron a una realidad que les era desconocida. Una vez que se retomen plenamente las actividades académicas desarrollaremos un diagnóstico del barrio, un plan maestro con propuestas de ordenamiento del lugar y proyectos específicos de mejoramiento del sector”, especifica.

Aprendizaje y servicio

El Aprendizaje y Servicio, que es la metodología con la que se está trabajando, “es una práctica pedagógica que se caracteriza por otorgar protagonismo a los y las estudiantes en las distintas etapas del proceso de aprendizaje vinculado a proyectos de intervención en una comunidad con una intencionalidad solidaria”, añade el docente.

Aclara que “se trata de una colaboración recíproca con la población que es co-protagonista del proyecto en la solución de problemáticas comunitarias reales; porque los proyectos de aprendizaje y servicio se caracterizan, entre otros aspectos, por la vinculación que hacen de las prácticas solidarias con los contenidos de aprendizaje y/o investigación presentes en el currículo”.

Especifica que “en la Escuela de Arquitectura trabajamos desde el año 2010 con esta metodología, junto al profesor Carlos Muñoz Parra en el taller de IV año y el profesor la ha continuado en los proyectos de titulación”.

En la actualidad la Vicerrectoría Académica promueve el uso de esta metodología en otras carreras, a través de capacitaciones especiales, “y en Arquitectura se está difundiendo muy bien, tendiendo a un uso generalizado”.

El Director de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Dr. Aldo Hidalgo Hermosilla, manifestó que el equipo docente y estudiantes cuentan con todo el apoyo para esta iniciativa que surge de un taller incluido en la malla curricular, y que -sin duda- ello les ofrecerá una valiosa experiencia a los participantes. La autoridad manifestó su certeza de que todo resultará según lo programado y que se fortalecerán los lazos creados con el Ministerio de Justicia a través de la Seremi Región Metropolitana.

En la imagen que ilustra esta información, se observa el momento en que firma el documento la Secretaria Regional Ministerial de Justicia, abogada Carolina Ocampo Bravo. A su izquierda, aparecen los estudiantes de cuarto año, Osvaldo Soto Zúñiga, Camilo Navarro Pérez y Pablo Becerra Galaz; mientras que, a su derecha, está el magíster en educación y profesor asociado de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Rodolfo Jiménez Cavieres.